Sabías que el cambio de hora sí afecta el sueño.

_________________________

Creado el 09/06/2019

f


Este sábado 7 de septiembre comienza a regir el nuevo horario de verano. Los relojes deberán ser adelantados en una hora, por lo que amanecerá más tarde y oscurecerá después.

La medida de modificar el horario por los meses de verano ha sido constantemente cuestionada poniendo en duda su eficacia y real beneficio. Desde el punto de vista médico, cambiar la hora trae consigo algunas consecuencias para el funcionamiento del organismo, ya que genera cambios en el reloj biológico.


La Dra. Evelyn Benavides, neuróloga y especialista en medicina del sueño de Clínica Universidad de los Andes y miembro del directorio de la Sociedad Chilena de Medicina del Sueño, recomienda que, “fisiológicamente debiéramos adoptar permanentemente el huso horario natural (con las 12:00 hrs. con el sol en su cenit, UTC -4) y no cambiar el horario para el bienestar personal de todos los chilenos. En nuestro país, el hábito de cambio de huso horario desde 1947 es una medida poco natural para el ser humano, pudiendo afectar diversas funciones”.





Aspectos atribuidos al cambio de hora:

  1. Aumenta la tasa de incidencia de eventos agudos cardiovasculares.
  2. Se altera el ritmo circadiano.
  3. Incrementa el trastorno del sueño.
  4. Baja la concentración.
  5. Somnolencia, trastornos del ánimo e incluso alimentarios.
  6. “Mientras exista esta medida es importante mantener hábitos saludables de sueño y evitar la automedicación de fármacos inductores del sueño, ya que los malestares que puede generar el cambio horario podrían aumentar”, indica la Dra. Benavides.


Existen dos grupos de la población que podrían ser considerados más vulnerables a los cambios en el horario:

  1. Pacientes con enfermedades en las que existen trastornos en el ciclo de vigilia-sueño. Es el caso de algunos pacientes mayores con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o demencias o pacientes con insomnio crónico. En estos casos pueden presentarse alteraciones del sueño como agitación nocturna o somnolencia diurna.
  2. Los niños podrían tener alteraciones como irritabilidad o cambio en el apetito y ánimo 2 a 3 días posteriores al cambio de horario, por lo que se recomienda que un par de días antes del cambio se duerman 15-20 minutos antes y se levanten 15-20 antes de lo habitual, para que los cambios no sean tan bruscos y logren una mejor adaptación.



Una buena forma para adaptar rápidamente tu cuerpo al nuevo cambio de hora es siguiendo estos consejos:

  1. Generar un hábito al dormir. Se regular y constante en los horarios para dormir y levantarte. Esto te ayudará a controlar tu reloj biológico.
  2. No abuses de las siestas extensas. Si eres de lo que regularmente duerme después de almuerzo, te aconsejamos que no lo excedas más allá de 15 a 20 minutos, podría generar una alteración a tu sueño nocturno.
  3. Mantener el dormitorio ordenado, limpio y ventilado ayudará a mejorar la calidad del sueño.
  4. Cuidar la alimentación. Si por las noches comes alimentos ricos en carbohidratos, la probabilidad de dormir mal aumenta. Opta por consumir alimentos ligeros durante la noche.
  5. Si sientes que tienes problemas para dormir o conciliar el sueño, siempre será recomendable visitar a un experto.


“Es importante considerar hábitos saludables de sueño durante todo el año, más allá de los días cercanos a los cambios de hora. Estos hábitos mejoran la calidad de vida y disminuyen el riesgo de algunas enfermedades metabólicas y cardiovasculares”, concluye la especialista.